Crítica : La maldición de la casa Winchester.

Los hermanos Spierig, los directores de nacionalidad alemano-australiana que nos trajeron “Daybreakers” (2009) y “Predestination” (2014) llamando así la atención en Hollywood por su frescura y talento narrativo nos traen en esta ocasión un film que sigue con la linea de terror que les ha dado el éxito previamente.

El relato nos cuenta la historia basada en hechos reales de la mansión Winchester, situada en California, a 50 millas de San Francisco. Esta casa victoriana fue montada por la heredera del creador de los rifles Winchester, Sarah Winchester (Helen Mirren), quien creía que los fantasmas que fueron asesinados a mano del famoso rifle de la compañía de armas de su marido la acosaban. Es por ello que llegó a construir más de 160 habitaciones, escaleras que no llevaban a ninguna parte y puertas que al abrirse descubrían un muro, todo esto con el objetivo de mantener cautivos y/o liberar a los espíritus de sus cuentas pendientes. A su vez, los miembros de la junta directiva de la compañía llaman a un psiquiatra con problemas de abuso de sustancias, el doctor Eric Price (Jason Clarke), para que evalúe a Sarah y descubra si puede seguir al frente de la compañía.

La historia cuenta con un gran potencial que no es aprovechado, más allá de que las interpretaciones de Jason Clarke y Hellen Mirren resultan muy bien logradas debido al talento de estos actores. La primera mitad del film resulta aburrida y hasta demasiado extensa siguiendo la fórmula de escepticismo vs creencia muy previsible y que a la larga no agrega demasiado a la trama principal.

Los efectos especiales son aceptables y es lo que termina dándonos un pequeño atisbo de miedo, pero se pierde en la previsibilidad de los momentos de terror que desembocan en los ya conocidos y abusados jump scares tan utilizados en las películas de este género.

La falta de explicaciones sobre ciertos sucesos, conexiones y acciones de los personajes evitan que nos introduzcamos en la historia y vemos el film desde afuera, como un simple espectador, cuando el objetivo debería ser que nos involucremos en la trama al punto de sentir lo que sienten los personajes.

Solo dos momentos aceleran un poco el ritmo de la película, el primero pasada la primera mitad del film, cuando los personajes realmente asumen la realidad de lo que está sucediendo, y el segundo hacia el final, durante el climax del desenlace, cuando comprendemos solo algunas de las incógnitas que traemos desde el principio.

Una pelicula fría, predecible y que podría haber sido mucho más efectiva si hubiera sido menos reiterativa y más creativa a la hora de generar mecanismos para asustar.

 

Donación

Si te ha gustado el contenido de la página también puedes apoyarnos con una mínima donación!

$1.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s